Recomendaciones para no perderse Por J. L. Barrera - Revista Cresol

Vaya al Contenido
Recomendaciones para no perderse
José Luis Barrera

En estas últimas semanas y especialmente en febrero, las salas de exhibición de cine en sus carteleras presentan una gran avalancha de películas. Tantos estrenos de cintas cada semana constituyen un verdadero problema para valorarlas, pues salvo algunas películas que más por su calidad funcionan por la publicidad que se les da y provocan una permanencia prolongada de exhibición, hay otras de estreno efímero sumamente interesantes. Son menos conocidas, menos promocionadas, menos incluso premiadas y, sin embargo, poseen una alta calidad artística; pero, ¡ay!, suelen durar apenas si una semana. Una verdadera lástima pues al final de todo da la sensación de que el cine está invadido por un enorme apetito comercial, por el imperio sólo de las películas más taquilleras.

Y no es así. Algunos nostálgicos piensan que el cine de antes es el mejor y que hoy ya no se hacen películas como aquellas. Error grave: hoy como ayer, el cine de ahora, que es industria y arte, produce películas que años más adelante serán consideradas como verdaderos clásicos pues  también en la actualidad, hay filmes olvidables y baladís, verdaderas birrias y lamentables bodrios. El tiempo es el que como siempre decantará el buen vino del cine.

¿Por qué esta abundancia de títulos durante estos días? Es evidente que las plataformas de televisión (Netflix, Movistar, Amazon, Filmin,) fomentan la competencia con el cine Y éste reacciona con sobreabundancia. Pero también hay que considerar que el mes de febrero es el mes de las grandes convocatorias de cine a concurso, es decir, la adjudicación de premios a las llamadas mejores películas del año pasado. Y así, empezó en febrero en España, la Gala de los Goyas, en Inglaterra se concedieron los premios Bafta, en Francia los premios César y por último en los EEUU, los afamados premios Oscar. Aunque sin duda algunos títulos de películas coinciden por su gran calidad y también comercialidad, lo cierto es que provocan lógicamente una abundante oferta de buenas películas que podemos ver. Según nuestros gustos, nuestra situación personal, o nuestro interés cultural y artístico podemos elegir nuestra sesión de cine.

Cuando ando redactando esto, todavía no se han adjudicado en esa gran ceremonia que es modelo de las otras, el llamado Premio de la Academia del Cine de Hollywood, los ambicionados Oscars, que son el paradigma de la mayor cima artística y de éxito del mundo del cine.  Gran parte de las películas seleccionadas como las mejores han sido estrenadas ya en nuestras salas y casi todas podemos tener todavía la ocasión de ver.  Algunas de ellas son: Ha nacido una estrella, Black Panther, La favorita, El vicio del poder, Infiltrado en el Klan, Green Book, Roma, Bohemian rapsody... Pienso que va a ser bastante difícil saber de antemano por dónde va a salir el jurado en la adjudicación de premios en esta edición. ¿Recomendaciones? Con justicia o sin ella, acertado o equivocado, por mi gusto personal y también por su calidad artística y cinematográfica estas son las tres que aconsejaría ver: La favorita, Roma y Green Book.

Aunque producida por los estudios de producción británicos, La favorita está dirigida por un griego: Yorgos Lathimos. El cine de este director es siempre duro, con historias a veces muy ingratas. Aquí nos narra la lucha por el poder de dos mujeres de la corte al servicio de la Reina Ana, la ultima de la dinastía de los Estuardo a principios del s. XVIII. La subida al poder en la corte al servicio de la reina de una advenediza y la caída de su anterior favorita. Una historia pesimista, sórdida y oscura, realizada de un modo magistral artísticamente que sin duda es de lo mejor de este realizador heleno fuera de Grecia.

De Romade Alfonso Cuarón ya se escribió aquí mismo en anterior crónica. Una película producida por una plataforma de televisión… que por ahora sólo se puede ver en el plasma. Gran película en sorprendente blanco y negro, con una mirada nostálgica y critica hacia la época de adolescente de su director en el México de los años 50 del siglo pasado. Plantéa el discutido debate del futuro del llamado “Séptimo arte”: ¿cine o televisión? Es una película aclamada en todos los festivales donde ha sido presentada.

Tal vez se pueda considerar Green book, de Peter Farrelli, comparándola con las anteriores, una película menor, pero en el arte no hay obras grandes o pequeñas: una miniatura puede contener mas belleza que la escultura de un coloso. Green Book es una comedia dramática de un viaje de dos personas, un refinado pianista de color y su chófer guardaespaldas, de rústicos modales y dado a la violencia. Su relación, su personalidad se van a ver trastocados a lo largo del viaje. Es un filme que es un canto a la dignidad del ser humano, a su capacidad de dialogo, al valor de la cultura, a la necesidad de superar las irracionalidades del racismo y la intolerancia, la injusticia del clasismo.
Copyright © 2018 Revista Cresol - Desarrollado por WEBDSEO
Regreso al contenido