Preguntas a J. M. Castillo - Revista Cresol

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Preguntas a J. M. Castillo

Sumari > INTENCIÓ DE JULIOL
“El Papa está muy preocupado por los sacerdotes…”

Preguntas para D. José M. Castillo Sánchez

CLERO
- D. José María, el Papa Francisco pide orar en julio por los sacerdotes en su misión pastoral… ¿Por qué esta intención?
  El Papa está muy preocupado por los sacerdotes porque cada día hay menos. Ya son demasiadas las parroquias que no tienen misa ni los domingos. El Concilio Vaticano II dijo que los bautizados tienen derecho a recibir de la Iglesia la explicación de la Palabra de Dios y los Sacramentos. Hay que darle a esto una solución lo antes posible.

- Dice el Papa Francisco: “por aquellos que viven con fatiga y en la soledad el trabajo pastoral se sientan confortados con la ayuda de la amistad con el Señor y con los hermanos”. En general, ¿somos un clero cansado y agobiado?
  No hay que extrañarse de que los párrocos estén cansados y agobiados. La Iglesia no puede seguir como está ahora mismo. Es urgente encontrar soluciones.  

- Ud. se encontró con el papa Francisco el pasado 19 de abril. ¿Cómo lo vio? ¿Muy fatigado? ¿Muy solo?
  El 19 de abril estuve con el Papa y hablé con él un ratito. No está ni cansado ni triste. Unos días antes de esta visita, me llamó él por teléfono. Y me pidió, tres veces seguidas, que rece mucho por él, que “lo necesita mucho”. No se quejó de nadie. Pero hay demasiados “hombres de Iglesia” que lo rechazan. Y eso es muy duro de soportar.

- ¿Cuál es la forma de vida que causa tanta fatiga y soledad en el clero?
  En Europa, sobre todo, el “hecho religioso” (la Religión) esta en crisis. Hay que preguntarse en serio: ¿Jesús fundó una Religión? ¿O lo que propuso y enseñó fue un “proyecto de vida”? El centro del cristianismo es el “seguimiento de Jesús”. Pero, ¿es eso lo que enseñamos con nuestra forma de vivir?

- ¿Hacia dónde va el clero? se preguntaba Ud. en el título de un libro en décadas pasadas. Brevemente, ¿cuál es su conclusión actual?
  Lo más apremiante, que tienen que hacer los curas, no es decir misas y administrar sacramentos. Lo que urge es hacer lo que hizo Jesús: sintonizar con los que sufren, lo enfermos, los pobres, los ancianos, los niños… lo mismo que hizo Jesús. Eso es lo que cambiará este mundo.

IGLESIA
- ¿Cuál es la misión de la Iglesia en los tiempos que corren?
  La misión de la Iglesia, en estos tiempos (y siempre) es hacer visible y tangible el Evangelio. Es decir, la “forma de vivir” que hizo suya Jesús. Se trata, por tanto, de que la gente que se acerca a la Iglesia sienta y viva la seducción de Jesús.
- ¿Plantear la importancia de ser discípulos misioneros?
  En la esencia del “discipula-
do” de Jesús entra de lleno la misión. Pero ser misionero no es ser un proselitista o un predicador. Ser misionero es ser ejemplar en el seguimiento de Jesús.

- Algunos cardenales pretender desafiar al poderoso laicismo liderando «católicos sin complejos», curas sin complejos... ¿Es ese el camino?
  Los cardenales que quieren curas “sin complejos”, lo que quieren es ser siempre “cardenales”. Es decir,  “princi-
pes de la Iglesia”. Estos hombres, que viven en palacios, se ponen vestimentas pomposas, viajan en coches de alta gama, se sitúan siempre antes que los demás o por encima de los demás, tales sujetos son unos “hipócritas”, que es como los llama el Evangelio. Y no olvidemos que la raíz griega “hypocrisis” viene del lenguaje teatral. A veces, sus Eminencias se comportan como unos comediantes. Es una vergüenza y un dolor. Jesús fue muy duro con estos tipos.

- ¿Cuáles son los asuntos más urgentes y apremiantes que tenemos que afrontar actualmente en la pastoral de la Iglesia?
  Lo más urgente, en la pastoral de la Iglesia, es poner al día la Liturgia. Los rituales que tenemos vienen de hace 1.500 años. Por eso las ceremonias religiosas, ni se entienden, ni interesan a la gente.

- ¿Familia, jóvenes, la transmisión de la fe?
  La Familia transmite la fe si en ella se palpa el respeto de todos con todos. La generosidad de todos con todos. La bondad siempre. En la Familia, la “pareja” le está ganando la partida al “matrimonio”. Sólo la “relación emocional”, vivida en la “transparencia”, puede ser la solución.

- La mujer en la Iglesia, ¿dónde está el problema?
El problema no es “teológico”, sino “cultural”. Desde el punto de vista teológico, la mujer es igual al hombre en dignidad y derechos. Teniendo en cuenta que una cosa es la “igualdad” y otra cosa es la “diferencia”. La diferencia es un hecho, la igualdad es un derecho. En las culturas de la Antigüedad, la mujer no se consideraba igual al hombre. Pero eso era en la Antigüedad. Hoy, la mujer es igual al hombre en todo. Otra cosa es la diferencia entre los masculino y lo femenino.

- El Papa Francisco insistió en que «sobre la ordenación de mujeres en la Iglesia católica, la última palabra la ha dado Juan Pablo II, y esta permanece».
  Jesús defendió la igualdad de la mujer y el hombre, concretamente en lo que se refiere al divorcio (Mt 19, 1-12; Mc 10, 1-12), legislado en Dt 24, 1 como privilegio del marido. Pero Jesús anuló la ley del Deuteronomio. Por tanto, en la Iglesia, las mujeres pueden (y deberían) ser ordenadas de sacerdotes, de obispos incluso en el episcopado de Roma.

-  ¡Doctrina definitiva! Un artículo del nuevo cardenal Ladaria responde a las objeciones y explica que la postura que tomó Juan Pablo II, de acuerdo con la tradición ininterrumpida de la Iglesia, no cambiará.
  Es indigno que en el Derecho Canónico, ni se menciona a la mujer. Esto se tiene que acabar lo antes posible. Por tanto, ni lo que dijo Juan Pablo II, ni lo que ha dicho ahora el cardenal Ladaria, nada de eso es doctrina de fe.

DIOS
- En general, ¿qué Dios es el que más necesita el hombre de hoy?
  Lo que más necesitamos hoy y siempre es el Dios que se nos reveló en Jesús. Dios es Trascendente. Por tanto, no está a nuestro alcance. No lo conocemos., Ni podemos conocerlo. Lo que decimos de Dios son “representaciones” que los humanos nos hacemos del Trascendente.

- La experiencia de Dios desde una propuesta nueva y de solera, ¿cómo hay que plantearla?
  El Dios que se nos reveló en Jesús es el Padre Bueno. El Padre que Jesús describe en la parábola del “hijo pródigo”. El Padre que acoge, no pide cuentas ni explicaciones, abraza, besa, y organiza una fiesta al extraviado, al perdido y al muerto de hambre. La Iglesia ha abusado del Dios terrible, que le ha convenido, para meter miedo a la gente. Y así obtener la sumisión y la obediencia. Esto se tiene que terminar.

- “A Dios debe irse por interés de sí mismo… pero cuando se desentiende de este contenido y ataca o apoya posturas temporales por otros motivos pero en nombre del cristianismo, está cometiendo malversación” (Julián Marías). Coméntenos sobre la religión y el poder...
  Uno de los cambios más profundos, que se están produciendo ahora mismo, es el cambio en la experiencia del “poder”.  Cada día tiene menos fuerza el poder “opresor” (poder vertical) y cada día es más determinante el poder “seductor” (poder horizontal).
  El poder de Jesús fue siempre un poder seductor: a su llamada, “sígueme”, se dejaba todo, absolutamente todo, y se iban con Jesús sin saber ni a dónde, ni a qué iban. Pero se iban con él para siempre. Ese es el Dios que necesitamos, que tiene que presentar la Iglesia. El Dios-Seductor, que nos impulsa a la bondad, a la misericordia, al perdón, a la tolerancia. Todo lo que no sea eso, es andar equivocados y lejos del Evangelio.

- ¿Por qué el Papa Francisco está teniendo la fuerza de atracción que ejerce sin pretenderlo?
  Porque es el Papa de la Bondad, de la seducción, de la Misericordia, del Perdón.
  Si Dios no nos hace más felices, ¿en qué Dios creemos?   


Copyright © 2018 Revista Cresol - Creado por SocialOpen
Regreso al contenido | Regreso al menu principal