La revolución del amor Per Carlos Urueña - Revista Cresol

Vaya al Contenido
La revolución del amor

Carlos Urueña

La DSI (Doctrina Social de la Iglesia), además de una serie de textos, es un conjunto de experiencias que luego han cristalizado en documentos emblemáticos. Igualmente tenemos experiencias que se han derivado o inspirado en los principios de la DSI. En cualquier caso, son numerosas las experiencias de los creyentes que han servido de inspiración y de punto de partida para que la comunidad de los creyentes reflexione y viva la dimensión social de la novedad cristiana.

En el cronos en el que vivimos sigue aconteciendo el incomprensible Kairós. Son las dos palabras que los griegos usaban para describir la concepción del tiempo. La mentalidad racionalista sigue topándose con el escándalo de que lo esencial sigue siendo invisible a los ojos.
Sin embargo, es más fácil explicar la revolución del amor desde otro paradigma. El Papa Francisco lo formula con su entrañable y profundo olor a oveja. Solo desde este planteamiento el Kairós acontece y se manifiesta en el cronos.

No es tiempo de teorías. En las periferias no tienen valor, ni siquiera con el ambiguo planteamiento de que la mejor práctica es una buena teoría. No. El olor a oveja acontece en las periferias. El olor a oveja se da siempre que un creyente se toma en serio su conversión. El olor a oveja se produce cuando encarnamos la novedad cristiana. Las manos se hunden en la masa y sienten el poder del fermento que la esponja y la hace crecer.

En el curso celebrado en Torremocha del Jarama el 24 y 25 de noviembre en la Casa Emaús de Encuentro y Solidaridad hemos tratado de dejarnos interpelar por el olor a oveja. El curso ha presentado diversas experiencias sindicales, económicas o sociales que han sido inspiradas en alguno de sus momentos por la DSI. No se trataba de analizarlas de manera concienzuda, sino de dejarnos interpelar por ellas.

Naturalmente, en las sandalias se pega el polvo del camino que debemos sacudirnos; otras veces se llenan de minúsculas piedrecillas que pueden hacernos ralentizar la marcha, llenarnos de heridas y, a veces, nos impiden caminar.

La mañana del sábado la dedicamos a profundizar en dos experiencias complementarias que, en nuestra historia reciente, han estado imbricadas. Las concreciones sociales, políticas y culturales que les sirvieron de marco han de iluminarnos en el momento actual. Dos experiencias diferentes que sirvieron para salir del “duelo a garrotazos” de la España negra y cainita retratada por Goya. José Antonio Osaba nos presentó La Huelga de Bandas, la huelga más larga del franquismo; Antonio Martín Puerta sintetizó y recopiló algunas de las Experiencias de los cristianos en la política: La ACdP (Asociación Católica de Propagandistas).

Las dos experiencias protagonizadas por cristianos han sufrido el sectarismo del olvido. En los libros de historia poco se dice de la Huelga de Bandas, una huelga protagonizada por militantes de la JOC y de la HOAC. Igualmente, al juzgar la experiencia de la ACdP se cae en otro sectarismo de signo contrario.

La tarde del sábado fue el tiempo de centrarse en experiencias dentro del sector económico. El movimiento cooperativista ha sido una de las experiencias más cultivadas y buscadas por los cristianos. “Lo tenían todo en común” lleva milenios dando frutos en la vida de la Iglesia en todos sus ambientes, concreciones, vocaciones, ministerios y servicios.

Alicia Soler Belenguer y Francesc Llobel Mas con su aportación sobre Caixa Popular y Consum, experiencias de inspiración cristiana, nos hicieron ver la fuerza y vitalidad de su experiencia. Fue un momento de comprender y aprender. Es evidente que en toda experiencia las sandalias se llenan de polvo del camino. Como en otros casos similares hundir las manos en la masa no es fácil. Esta siempre es la prueba de fidelidad. Confiar en el minúsculo grano que la fermenta, en el Kairós que fecunda el cronos, solo es posible desde la fidelidad de la conversión. Con todo, necesitamos dialogar con los hermanos que han iniciado este camino. Recordemos el olor a oveja.

El domingo por la mañana abordamos otro campo donde las experiencias de los cristianos han dado muchos frutos: la vivienda. Rafael Astorga y Raquel Martínez con su aportación sobre los Fundamentos de la DSI y experiencias en vivienda y Rodrigo del Pozo con su Propuestas sobre la vivienda y retos para la DSI nos acercaron a una realidad vital para las familias. La vivienda en época muy reciente y todavía hoy ha sido motivo de escándalo y de socialización del dolor. Los desahucios han llamado a nuestra puerta. En este contexto hemos juntado la mirada al pasado y el recuento del tiempo presente con sus retos y posibilidades. Al igual que en la tarde del sábado las sandalias se llenaron de ese polvo del camino. Y en el ambiente volvió a aparecer el olor a oveja.

En la liturgia escuchamos «es tiempo [kairós] para que el Señor actúe» (Kairós tou poiesai a Kyrio), lo que indica que el tiempo de la liturgia es una intersección con la eternidad. Al hundir las manos en la historia, al amasar con el minúsculo fermento, se produce la intersección de dos tiempos simultáneos y diferentes. Tan diferentes como el tiempo del que de madrugada va a trabajar y se encuentra con quien vuelve en esa misma madrugada de divertirse. Olor a oveja, esa es la propuesta del Papa Francisco para toda la Iglesia. El pastor abandona la comodidad de la aldea, está en la periferia de donde están todos sus paisanos, solo con sus ovejas por las que vive y da la vida.
Copyright © 2018 Revista Cresol - Creado por SocialOpen
Regreso al contenido