Jornadas formativas de Caritas, por JM Marhuenda - Revista Cresol

Vaya al Contenido

Jornadas formativas de Caritas, por JM Marhuenda

Sumari > CRÒNIQUES: Activitats pastorals diocesanes
XXI Jornadas Formativas de Cáritas

José Manuel Marhuenda Salazar
  
El pasado martes 25 de septiembre, fuimos convocados por Caritas Diocesana en el Seminario de la Inmaculada en Moncada.
 
Junto con la oración, nos dieron la bienvenida D. Arturo Ros, Obispo Auxiliar, Nacho Grande, el Director de Cáritas, y Juan José Llácer, el Delegado Episcopal Adjunto.
  
La ponencia corrió a cargo de Mons. José Cobo Cano, Obispo Auxiliar de Madrid, con el título: “La Teología de la Caridad en el Papa Francisco”, desarrollándola a la luz de Evangelii Gaudium.
 
 La inició leyendo una “parábola” de Joseph Bouchaud, que presentaba la imagen de un viejo barco anclado mucho tiempo en el muelle. Dentro estaba todo a punto. La gente fielmente organizada. Pero el barco nunca salía a alta mar. Era la envidia de las señoras venerables que paseaban por el muelle. Hasta que un día se jubiló el capitán, y nombraron, según el reglamento de régimen interno, al que le tenía que sustituir, ya de edad avanzada. La gran sorpresa, que dejó a todos petrificados, fue cuando pronunció: Levantad anclas, ¡rumbo a la mar! Entre los oficiales se extendió el murmullo: ¡Está completamente loco, se va a hundir el barco!. En alta mar se dieron cuenta que el reglamento vigente en el puerto no servía para altamar. Algunos gritaban, muertos de miedo: Volvamos al puerto, que nos hundimos; pero al fin y al cabo, los barcos están hechos para navegar. Y empezaron a cambiar el reglamento.
 
Sirviéndose de este relato, el ponente indicó que el programa del Papa Francisco es, en esencia, una pastoral misionera; esta no consiste en que la gente visite el barco, sino en que el barco va a buscarla allá a donde esté. Dicho como en la parábola de Bouchaud, el barco abandona el puerto y pone rumbo a altamar. La Iglesia -dice el Papa- debe ser una comunidad “en salida” (EG, 23). Y no le preocupan los riesgos que pueda correr el barco alejándose del puerto: Prefiero –dice- una Iglesia accidentada, herida y manchada por salir a la calle, antes que una Iglesia enferma por el encierro y la comodidad de aferrarse a las propias seguridades (EG, 49).
 
Nos hacía una pregunta: ¿Qué anunciamos? Una Iglesia en conversión misionera, donde resaltaba “la belleza del amor salvífico de Dios manifestado en Jesucristo muerto y resucitado” (36). Insistía que el anuncio de la fe siempre tiene que estar presente. Y en ese Kerigma las virtudes principales son la caridad y la fe. Es un proceso de conversión pastoral, donde habrá que hacer todos los cambios necesarios, (como cambiar el reglamento anticuado que no servía para altamar), un anuncio cercano, de persona a persona, pues cada persona es digna de nuestra entrega, ya que es obra de Dios, criatura suya.
  
El Papa nos pone el horizonte en las periferias existenciales. ¿Desde dónde mirar para ver la realidad? Se nos invita a bajar a la plaza, conociendo la realidad, encarnándose. Nos decía que cada vez más la Iglesia tiene rostro del SUR.
 
El Kerigma tiene contenido social, la opción preferencial por los pobres es una categoría teológica (198). Es lugar teologal de la presencia de Cristo, ya que los pobres son los destinatarios privilegiados del Evangelio, ya que existe un vínculo inseparable entre nuestra fe y los pobres. Pues no se trata de pensar en mí, de ¿qué me pasará a mí si le ayudo? (como el sacerdote y el escriba), sino ¿qué le pasará a él sino le ayudo? (como el samaritano).
  
Entre las concreciones y pistas que nos daba estaban: la preocupación social; la caridad política impregnada de toda la vida de la Iglesia; la lectura creyente de la realidad; que los pobres nos aglutinen y convoquen; revisar la acogida desde la amistad; promover las posibilidades de la persona y sus derechos; difundir la DSI.
  
Pepe Real, nos presentó la Campaña institucional, que se realizará en nuestra Diócesis, basándose en la ambientación musical. ¿Te sumas a la “melodía” que está mejorando el Mundo? Dentro del Universo en el que vivimos suena una melodía que está en armonía. Pero se deja de escuchar esa armonía en el mundo humano cuando vivimos en la clave del egoísmo, en la clave del racismo, o en la clave de la indiferencia.  Todo ello provoca sufrimiento, pobreza, injusticia, exclusión… Con el lema de la Campaña: Tu compromiso mejora el mundo se nos invita a participar en el primer movimiento: Tempo “Andante” - Activista. Con 9 propuestas para el compromiso, con fechas concretas: 1. Defensa del Trabajo Decente. Participando en la Jornada Mundial por el Trabajo Decente (29-9-‘18) y el Día del Trabajo (1-5-‘19). 2. Enlázate por la Justicia. Participando en el Día de la erradicación por la pobreza (17-10-‘18) y en la Manifestación contra la pobreza, dentro de la Campaña Pobreza Cero (20-10-‘18). 3. II Jornada Mundial de los Pobres. Implicándose en lo que organice cada Comunidad Parroquial, Arciprestazgo… 4. Personas sin Hogar. Implicándote en la Campaña de Personas sin Hogar (28-10-‘18). 5. Migrantes con Derechos. Practicando las 4 palabras que el Papa Francisco propuso para la II Jornada Mundial del Migrante y Refugiado: Acoger, Proteger, Promover e Integrar, recordando que el 21 de marzo es el Día Mundial contra el Racismo. 6. CIEs NO. Participando los últimos martes de mes a las 19:00 h. ante el CIE de la calle Zapadores. Y en la Marcha en Valencia por el cierre del CIE (18-12-‘18). 7. Economía Solidaria. Conociendo e implicándose en el Comercio Justo, Finanzas Éticas, consumo responsable… 8. Sé persona Voluntaria o Donante de tu Cáritas Parroquial, colabora-comparte. 9. Sé persona Voluntaria o Donante de tu Cáritas Diocesana, colabora-comparte.
 
En el segundo movimiento: Tempo “Adagio”. Para tomar conciencia del potencial de nuestras riquezas “intangibles”. Los bienes intangibles son todo aquello que ofrecemos de nosotros mismos, todo aquella “riqueza interior de humanidad” todo el amor y afecto, todas las capacidades, cualidades y dones, que ponemos al servicio de las personas con las que nos encontramos en nuestra labor solidaria. Esto que les ofrecemos ya es una riqueza que puede llegar a producir “grandes efectos”. Por ello, hay que ponerlos en valor, y tomar conciencia del gran potencial sanador y rehabilitador que encierran ¿Te imaginas que pudieras contabilizar a lo largo de una semana, o de un mes, o de todo el año, el número de horas, momentos, miradas, abrazos…? Esta es la riqueza intangible que todos tenemos. Una riqueza de la que debemos ser conscientes y DARLE el VALOR que merece, porque sus efectos en el otro pueden ser sorprendentes.
 
Enmarcada esta Campaña en los tiempos litúrgicos, los carteles y material de sensibilización nos invitan a poner en práctica las palabras que el Papa Francisco nos ha propuesto en la II Jornada Mundial de los Pobres: para Adviento-Navidad, con la palabra destacada ESCUCHAR, el GRITO de los pobres, que gritan. No quedarnos indiferentes. Para Cuaresma-Jueves Santo, REPONDER, con el compromiso de hacer una opción por ellos. Y para Pascua-Corpus, LIBERAR, a los pobres y excluidos recuperándoles su dignidad. Tras la Campaña se presentaron las novedades de la Oferta Formativa de Cáritas 2018-19. Y los Mapas de Programas y Acciones de Cáritas Diocesana de Valencia destinados a las Cáritas Parroquiales.
  
Tras la comida fue la puesta en común del trabajo por grupos. Y al final se presentó el nuevo organigrama de Cáritas Diocesana.
  
Ha sido un día de fraternidad, concienciación y sensibilización, que nos viene muy bien al comienzo del nuevo año pastoral, para acompañar, potenciar y animar a nuestra Cáritas Parroquiales.
Copyright © 2018 Revista Cresol - Creado por SocialOpen
Regreso al contenido