Entrevista al Obispo de Alcalá Juan A. Reig - Revista Cresol

Vaya al Contenido
“Dejarnos iluminar por la fe y por el magisterio de la Iglesia”
ENTREVISTA A MONS. JUAN ANTONIO REIG PLA,  OBISPO DE ALCALÁ DE HENARES

LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN
- D. Juan Antonio, bienvenido de nuevo a nuestra modesta publicación. Es la segunda vez en los 150 números que contactamos directamente con usted, aunque le mandamos cada nuevo número. ¿Cómo nos lee?
Todo lo que me llega desde Valencia lo leo con interés y cierta curiosidad. Siempre me ha interesado conocer la vida de la diócesis y, en particular, aquellas reflexiones para mí menos conocidas.

- El mundo de los medios…! Las herramientas de la comunicación son un don, un regalo y una responsabilidad. ¿De qué forma valora estas antenas de espiritualidad?
Todo lo que proceda de la propia experiencia de fe y los planteamientos de una razón honesta lo considero un don que ambos, creyentes y no creyentes, hemos de ejercer con responsabilidad. Apelar a la espiritualidad es apelar a lo específicamente humano y todo lo humano me interesa.

- Hace tiempo que en la Iglesia se habla de cercanía y encuentro… En el mes de junio celebramos la 53 Jornada para las comunicaciones sociales. En general, ¿cómo lleva su relación con los medios?
Por mi parte la relación con los medios es normal. Entiendo que tengo facilidad para la comunicación. Sin embargo hoy la ideologización de ciertos medios es tan grande que no les interesa la verdad. Es lamentable tanta desinformación, distorsión del lenguaje, manipulación de las palabras. Apenas te sales de lo políticamente correcto desencadenas todos los demonios. La última campaña es contra el Centro de Orientación familiar. Lo que está en juego es la libertad de la Iglesia para poder llevar a cabo su misión ayudando pastoral y espiritualmente a todas las personas. Quienes no quieren respetar esta libertad utilizan todo tipo de armas, incluida la mentira, el chantaje y la amenaza de muerte.

- O sea que recientemente ha sido objeto de una campaña de "odio" y de "manipulación de la verdad" con noticias aparecidas en diversos medios… ¿Cuál es su mensaje ante estas   noticias falsas?
El mensaje es siempre volver a la verdad. El ejemplo más claro es lo que me ocurrió con una homilía de Viernes Santo televisada. Coincidía con la fiesta de San Vicente Ferrer y puse varios ejemplos como hacía el santo en su predicación. Nombré la experiencia de un muchacho que, “tentado” por la ideología de género, fue a un club nocturno en Madrid de personas con atracción a su mismo sexo y me contó que se encontró con un “infierno”. Yo así lo conté con sus mismas palabras. A partir de ese momento ciertos medios no se cansan de repetir que Reig manda y quiere mandar a todos los “gays” al infierno. Es tremendo constatar como ciertos medios se empeñan en negar la realidad y permanecen obcecadamente en la manipulación y el engaño. En esa homilía no estaba exponiendo ninguna opinión sino relatando un hecho. Negar los hechos no es un buen camino para la comunicación.

- Asistimos al fenómeno de las llamadas «fake news». ¿Cómo actuar?
Actuar ante las llamadas «fake news» no es fácil porque nos enfrentamos ante medios poderosos que muchas veces actúan en el anonimato. Aquí se nos plantea una seria cuestión ética ante el nuevo poder de la informática. Siendo importantes las leyes, lo verdaderamente decisivo es promover medios honestos, testigos de la verdad y personas educadas con espíritu crítico. Durante mucho tiempo he tenido que soportar la noticia falsa que alguien difundió afirmando que yo había dicho que las mujeres no deberían votar. Nunca he dicho eso ni lo he pensado. Sin embargo, todavía se difunde esta mentira en las redes.

- Sí, prevenir la difusión de las noticias falsas, redescubrir el valor de la profesión periodística y la responsabilidad personal de cada uno en la comunicación de la verdad. ¿Necesario y complejo a la vez?
Es necesario. En cualquier caso hay que estar siempre dispuesto a combatir la mentira y prestar el servicio de un testimonio valiente y humilde.

- El papa Francisco es un experto en comunicación social y religiosa… Su lenguaje denota tranquilidad y empatía. ¿Qué más hemos de aprender de nuestro querido papa?
Tampoco el Papa Francisco se ve exento de críticas. Lo importante es que en nuestras palabras, y en nuestra conducta, brille, por la gracia de Dios, el Evangelio y el testimonio sobre Jesucristo, el Maestro de la Verdad. Que yo sepa Cristo no contó con un gabinete de expertos en comunicación y marketing. Él vino como testigo de la Verdad y por ella murió.

- En las comparecencias se le ve lejos de formulaciones complicadas y de disertaciones académicas, fácil de entender, pero con un contenido que es una auténtica carga de profundidad… ¿Le gustó la entrevista con Jordi Évole?
La verdad y la sencillez de expresión no están contrapuestas. Es más, a mayor claridad de la verdad más fácil de comunicar cuando pasa por la propia experiencia. La entrevista del Papa refleja su propia personalidad.

- Después de más de 20 años publicando CRESOL de forma regular, y con 150 números,  se nos deja hacer pero... ¡Una pena! ¿Qué nos recomienda para superar algunas de las dificultades que amenazan la continuidad de nuestra modesta publicación?
Yo aconsejo siempre la fidelidad a lo que hemos recibido de Jesucristo y de la Tradición Católica. Esta es la mejor defensa para todos y especialmente para los pobres. Si no hay verdad, los pobres no tienen ninguna defensa, Están a merced de los poderosos. La verdad nos defiende y garantiza nuestra dignidad.

- ¿De qué forma cuida en su diócesis a las personas que se manejan en el difícil mundo de la comunicación?
Los encargados de los medios están sentados en la mesa del Consejo Episcopal.

IDEOLOGÍAS SOCIOCULTURALES
- Observamos sus críticas a la ideología de género, alertando de los peligros, con mensajes contundentes…  ¿Se pueden afrontar estas cuestiones sin polémicas estériles?
Dialogar con una ideología es muy difícil cuando no imposible. Lo importante es remitir a la experiencia y, en nuestro caso, dejarnos iluminar por la fe y por el Magisterio de la Iglesia. Como repetimos muchas veces, la Iglesia es experta en humanidad.

- Sabemos que es lo que le está preocupando tanto: colonizaciones ideológicas, diferenciación sexual, ayudar y acompañar, etc…. ¿Debates vulgares, llenos de mentiras, sin razonamiento, donde las emociones siempre sustituyen a las ideas?
Más allá del ‘emotivismo’ que caracteriza nuestra sociedad y facilita la manipulación de las conciencias hoy creo que hemos llegado más lejos. Estamos delante de una sociedad nihilista que viene de la dictadura del relativismo. El poder de la tecnología ha crecido tanto que se habla de la tecno-redención. Esto es verdaderamente peligroso. En definitiva, los poderosos que detentan el poder tecnológico, lo que pretenden es derrumbar todas las barreras éticas para “vender” sus productos. Es lo que se viene llamando neocapitalismo tecno-nihilista. Este neocapitalismo en conexión con las raíces marxistas, liberales y freudianas está ocupando todo el espacio humano y ha entrado en el alma de los individuos. Es lo más perverso porque pretende la destrucción de  la libertad en nombre de la libertad. Al final todos esclavos en nombre de la libertad. Afrontar esta nueva situación requiere verdaderos testigos de lo específicamente humano y de la fe.

- Las estrategias de las actuales “industrias del amor y de la felicidad” están funcionando a la perfección… ¿Cambiar algunas cosas para que todo siga igual?
El amor y la felicidad no se fabrican y, por tanto, no son producto de la industria. El amor arraiga en la integridad de la persona que está dispuesta a servir hasta dar la vida. La felicidad es fruto de una vida lograda a pesar del sufrimiento y las dificultades.

- ¿Una nueva fe positiva disfrazada de ciencia, ideologías rivales contrarias a la fe humanista, cuyo objetivo es consumir, enriquecerse y destruir la tierra?
Como he dicho anteriormente el neocapitalismo tecno-nihilista no acepta ningún límite y pretende ocupar todo el espacio humano, personal, familiar, social y político.

- Constata demasiada pasividad en “nosotros”. ¿Debemos estar dispuestos a dar la batalla?
Nosotros hemos de estar siempre dispuestos a dar razón de nuestra esperanza. Nuestro verdadero aliado es el corazón que espera y desea conocer la verdad. Anunciar a Jesucristo no hace injusticia a nadie. Es lo que espera toda persona que lleva escrito en su corazón el deseo de Dios.

- ¿Cómo poner encima de la mesa valores, emociones e ideas, para convencer a los ciudadanos de que sólo desde un humanismo firme y sensato podremos asegurar el futuro feliz de nuestros hijos y de nuestra tierra?
Mediante el testimonio, generando cultura y gestando un pueblo que aprenda el arte de vivir, de amar, perdonar y promover la belleza. Un pueblo que ha depositado toda su esperanza en Jesucristo, el vencedor del pecado y de la muerte.

SEXUALIDAD
- Dicen algunos expertos que la Biblia apenas habla de la sexualidad, no era para ellos un problema, no estaban obsesionados con el tema. ¿Qué ha cambiado?
La sexualidad es una dimensión esencial de la persona. La sexualidad no es una realidad abstracta. Es la misma persona.  Por eso la Biblia habla de la persona humana desde la óptica de la creación y de la redención. Jesucristo remite al “principio”, al designio creador de Dios y ofrece la capacidad (redención del corazón) de poder vivir la vocación al amor desde el matrimonio y la virginidad por el Reino de los cielos.

- La vida de las personas ha cambiado. ¿Cuáles son para usted algunos de los peligros de la era de la tecnología?
La tecnología es un gran bien que puede reportar grandes beneficios a las personas, a las familias y a los pueblos. Una tecnología ideológica se puede convertir en un poder que distorsione lo específicamente humano. Más allá del cyborg y de la ideología “queer”, lo verdaderamente preocupante es la superación del contorno humano en los pasos que se están dando hacia el transhumanismo y posthumanismo.

- ¿Un déficit de “naturaleza” que está afectando al desarrollo de algunas de nuestras capacidades?
Hemos de recuperar desde la propia experiencia moral el concepto de «naturaleza» que delimite lo que he llamado varias veces lo «específicamente humano». Para ello necesitamos recuperar una teología lúcida de la creación y de la redención.

- ¿Qué prácticas pastorales pueden hacer relevante para la cultura actual el mensaje de la doctrina social cristiana, en materia sexual?
Es importantísimo recuperar lo que entendemos por «vocación al amor». Hemos de tomar en serio la educación afectivo-sexual y enseñar a amar. Para ello necesitamos una lúcida iniciación cristiana para gestar el sujeto humano-cristiano. Sin sujeto cristiano no puede haber ni matrimonios ni familias cristianas. Al mismo tiempo hemos de revalorizar el trabajo humano digno y salir del individualismo hacia una cultura más familiar. Para ello la comunidad cristiana como hábitat es imprescindible. Tanto el campo de la vida humana como la ética sexual necesitan ser vistos como componentes esenciales de la Doctrina Social de la Iglesia.

- En estos temas, ¿para usted dónde está “lo nuevo” de la doctrina conciliar?
Lo nuevo de la doctrina conciliar está en la propuesta antropológica presente en la Gaudium et spes, 22-24. Se trata de descifrar el misterio del hombre desde la luz del Verbo Encarnado y descubrir que la auténtica vocación del hombre es el «don de sí».

- Lo nuevo no está en los mandamientos y doctrinas; ¿está en la experiencia?
Los mandamientos del Señor son palabras de vida. Yahvé dio diez palabras de vida (Decálogo) para mantener a Israel en la libertad y como pueblo de la Alianza. La doctrina cristiana se compendia en una Palabra: Jesucristo en medio de nosotros, esperanza de la gloria, La experiencia es la memoria de la creación y la redención interiorizada por la acción del Espíritu santo que nos da ojos agudos para no perder la realidad.

- ¿Cuáles son las principales teorías y estudios que hay realizados con respecto al ejercicio de la sexualidad hoy en los que usted se inspira, tratando de analizar los cambios que se han producido en la sociedad y explicando los motivos de éstos así como las consecuencias en la actualidad?
Más allá de mis estudios en Valencia y en Roma, mi fuente de inspiración más grande y fecunda ha sido todo el proceso seguido en el Pontificio Instituto Teológico San Juan  Pablo II que, como Instituto internacional, nos ha puesto en contacto con los mejores filósofos, teólogos, juristas, etc. de los cinco continentes.

- El domingo pasado escuchábamos en boca de Jesús: “Yo tampoco te condeno. Ve y en adelante no peques más”. Brevemente, compártanos su predicación en ese domingo…
La mirada de Jesús penetra el corazón de esta mujer y le anuncia un amor inmenso que no había conocido hasta ese momento. Este amor regenera el corazón y le posibilita abandonar la antigua vida. Según una bella tradición esta mujer siguió siempre a Jesús y lo acompañó hasta el pie de la cruz. Sólo el Amor vence.

- Lo que puede provocar la conversión de las personas no es el miedo, ni el adoctrinamiento, sino la relación personal. ¿Cómo podríamos hacer una predicación mejor?
Muy centrada en la Palabra de Dios, orada y pasada por la propia experiencia.

- ¿Nos anima a los sacerdotes a compartir nuestra experiencia vulnerable en materia sexual (homosexual, heterosexual, autosexual)?
Abrir el corazón, dejarse ayudar y compartir la propia experiencia es un camino siempre aconsejable cuando va referido a Aquel que se hace cargo de nuestros sufrimientos y limitaciones: «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados que yo os aliviaré».

- ¿Cuál es para usted el principal pecado de escribas y fariseos?
La dureza del corazón. Conocen la Ley, son el grupo más religioso, pero no dan su corazón. «Si vuestra justicia no es superior a la de los escribas y fariseos…». Esta justicia superior es la gracia que rompe la dureza de corazón. Nuestro ministerio sacerdotal es un ministerio de gracia.

Copyright © 2018 Revista Cresol - Desarrollado por WEBDSEO
Regreso al contenido