El santo Pablo VI, por E. Rodríguez - Revista Cresol

Vaya al Contenido

El santo Pablo VI, por E. Rodríguez

Sumari > ESPIRITUALITAT: Encarnarse
EL SANTO PABLO VI
 
Eugenio Rodríguez
  
El pasado día 14 de octubre fue canonizado ese pequeño gigante que fue Pablo VI. La experiencia más sugerente a mi juicio de Pablo VI es aquello de "siento mis limitaciones hasta el sufrimiento". La altura moral de quien sufre por sus limitaciones debe quedar fuera de duda. En esto me parece mucho más claro incluso que nuestro querido Francisco. Y es normal, también los grandes son pequeños. Ya lo dijo santa Teresita: "Soy nada y esa nada muy pequeña".
 
 Esta pequeñez de Pablo VI -como ocurre con el evangelio- le hizo grande en sus servicios. Magistral su visión de la política y sus amigos laicos como Giorgio La Pira. Magistral su vivencia de la cultura y sus amigos como Jean Guitton. Y tantas cosas como el Concilio, sus palabras en la ONU, sus viajes, sus documentos....
  
Creo que se equivoca el catedrático de la Pontificia de Salamanca que junto a sus valores también ve miedo señalando tres temas: celibato sacerdotal, medios artificiales de planificación familiar y sacerdocio femenino. Se equivoca porque en eso no tuvo un "miedo inmenso" sino que fue valiente. Me parece que en los temas sociales Pablo VI no temió a los "regres" y en esos otros temas no temió a los "progres". Y por eso creo que fue  valiente y amó la verdad más que sus conveniencias y el aplausometro. Si me apuran creo que en estos tiempos son hasta más crueles los "progres" que los "regres". Ya los "regres" no tienen las poderosas armas de antaño y los "progres" se atreven a criticar hasta a Pablo VI, amado sin fisuras por profetas de gran talla y por los más pobres de la tierra.
 
 Una película y un libro quiero recomendar para conocer mejor a este pequeño gigante. La película "El Papa de la tempestad" cuenta muy bien su historia (como tantas de la RAI, a diferencia de TVE).  Y el libro de Eduardo de la Hera es magistral hasta en el título: La noche trasfigurada. Porque la vida de Pablo VI tuvo serías noches y fueron transfiguradas. Dicen que Pablo VI murió el día que quería morir, precisamente en la solemnidad de la Trasfiguración. Ese día revela mucho de lo que fue Montini.
Copyright © 2018 Revista Cresol - Creado por SocialOpen
Regreso al contenido